jueves, 14 de abril de 2011

200 Columnas, Miles de Emociones

Así ven, estimados/as, es la columna número 200. En estas últimas semanas, antes de que saliera publicado el Corre Video de Björk (Marzo de 2011), revisaba mi editor de entradas y hacía clic en Publicadas para ver cuánto me faltaba para la 200. Fue así el conteo: Björk fue la número 195, Treintañeros/as de Abril fue la 196, Kurt Cobain fue la 197, Covers parte V fue la 198 y el 31-0 de Australia fue la 199. Y para esto que ven escrito ahora, necesité un poco de inspiración.

Hace tres años y medio (y un poco más) inicié este camino por la Blogósfera, haciendo alusión a enojarse por todo (como la canción de Sinergia) en mi primera columna. Desde ahí empecé a plasmar mis inquietudes por escribir de todo, haciendo que fuera un espacio misceláneo. Por acá pasaron la tele, la radio, la música, la sociedad, las modas, mis cumpleaños del Nº25 al 29, mis clases de Estilista Profesional, los recuentos de Año Nuevo, los In Memoriam, los homenajes a fallecidos/as (como el actor Jorge GuerraMichael Jackson, Mercedes Sosa o Sandro), mi fanatismo por Radiohead y, en los dos últimos años, mi relación con Luis Alejandro, bloggero maipucino como yo. Pasé rabias, penas y algún susto, pero también muchas alegrías y triunfos personales. Y estas emociones que he compartido acá, con sus matices, son amplificadas por mil, como el título de este post.

En cuanto al formato, el fondo lo he cambiado un par de veces, hasta que di con la plantilla Denim que permite variar los colores (y me quedé con esta combinación de tonos que ven), la cual conservo desde hace unos años. Y en Mayo de 2007, tras meses de escribir con tipografía Arial, me cambié a la Verdana en tamaño pequeño, como pueden revisar en este último escrito con Arial y el primero con Verdana. Pero lo que no ha cambiado es mi forma de escribir, tratando no leerse sólo en masculino (¿vieron que escribo en unisex?) y sin usar groserías. Y esta redacción que ven es fiel reflejo de cómo me expreso fuera de la Blogósfera.

¿Algunos momentos notables? Los primeros años del blog, a la par con el blog de Los Culpables de Todo. El paso de mi realidad de mujer sola (post "¿Importa Realmente No Tener Pareja?", 17/06/08) al momento en que revelé mi relación con Luis Alejandro (inicio del post "Iniciando una Nueva Etapa en lo Laboral", 28/02/09), el primero en mi vida. El comentario sobre el recital de Radiohead (publicado el 28/03/09), el recital que marcó mi existencia, más la previa (19/03/09) y un post alusivo a su anunciada presentación (publicado el 22/11/08, dos días antes de comprar mi entrada y la de mi hermana Natalia). Y así podría seguir, pero el espacio se hace muy escaso...

Pero lo principal es agradecer a toda la gente que me ha seguido y comentado en estos años de la Casa Matriz. Esta columna es un especial que sumo al aniversario bloggero y a otras fechas relacionadas con esta tribuna, donde las emociones variadas no dejarán de fluir, aunque no sean columnas autobiográficas. Espero de todo corazón seguir escribiendo, a ver si en algún año se viene otro número redondo como este 200. Saludos!

1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No parecieras enojarte por todo...creo que te enojas menos que yo, de hecho.

Hay quienes pueden hacer un Blog temático y se les respeta por ello; pero la mayoría tenemos inquietudes varias y vamos saltando de un tema a otro...pero, así y todo, se aprecia una línea a seguir en cuanto a la forma y al fondo de cómo decimos lo que sentimos. Porque somos lo que escribimos y, en tu caso, se nota bastante bien.

Debo de reconocer que no había hecho en ocasiones similares a esta que presenciamos un detalle con las plantillas...y creo que ya me perdí en eso (aunque recuerdo que he mantenido el mismo tipo de letra desde un comienzo).

En fin...felicidades por tus 200 escritos, Amor. Quizás, como a muchos, la cifra de comentarios nos ha bajado pero seguimos con el entusiasmo que nos caracteriza porque buscamos comunicar mediante esta plataforma. Y aunque no haya mucho de autobiografía, dejas traslucir sensaciones personales y, quienes te leemos, aprendemos a conocerte mejor.

Besos...Te Quiero Mucho.