martes, 13 de marzo de 2012

Con Ustedes, una Nueva Entusiasta del Karaoke

Qué tal estimados/as, soy yo con esta columna de corte confesional. Ya se darán cuenta el por qué...

Cuando inicié mi relación con Luis Alejandro, me fui dando cuenta de que él es un entusiasta del Karaoke. En nuestro primer 14 de Febrero, él me dedicó unas canciones de Camilo Sesto (Quieres Ser mi Amante), Nino Bravo (Te Quiero, Te Quiero), The Beatles (In My Life) y Carlos Gardel (El Día que me Quieras). Le aplaudí su valentía y su entrega en el escenario, pero aún no me atrevía. Con los años, él me siguió invitando a los Karaokes, empezando por el Entrecantos, pasando por otro de Guardia Vieja, hasta que dimos con el que ahora es nuesto local favorito, el Tavarúa Pub de Manuel Montt, en Providencia.

No siempre me sentía orgullosa de mi timbre vocal. Por años pasé con esa timidez por subirme al escenario del Karaoke. Mis temores a desafinar, esos fantasmas de las burlas hacia mi tono grave de voz, las confusiones telefónicas de desconocidos que pensaban que yo era varón, entre otros, eran los complejos con los que estuve lidiando por años, empezando desde aquella vez que yo era pequeña (unos 10 u 11 años) y me di cuenta que no tenía la voz como el resto de las niñitas. Todo esto, sumado a las facciones poco delicadas con las que me encontraba en el espejo, partiendo por mi nariz. No me considero una bruja, pero tampoco soy una muñeca Barbie. Pero volviendo a la voz, mi inseguridad hacía que yo no pudiera sacar fuerte la voz, a pesar de que una profesora de Canto, en un taller de Expresión Corporal en la Universidad de Santiago, alabó el registro de contralto que tengo (N de la R: registro grave de la voz femenina, en contraposición a la soprano). Pero todo cambió en Abril de 2011, cuando empecé a compartir el micrófono del Cutto's Karaoke con Luis Alejandro. La canción: Read My Mind de The Killers.

Unos meses después, recién en Noviembre de 2011, dos días antes de cumplir los 30, me subí al escenario del Tavarúa a cantar Black Hole Sun de Soundgarden, con mi L.A. como partner. En Diciembre se dio igual, esta vez con dos canciones: We Can Work It Out de The Beatles (donde yo asumí segunda voz) y I Want It That Way de Backstreet Boys (que es bien difícil reducir de cinco a dos voces, lo reconozco). En Enero de 2011, pedí la carpeta de canciones para anotarme con una: Lady Picture Show de Stone Temple Pilots. Esa primera vez en solitario, los nervios me hicieron tropezar con algunas partes de la letra, pero no tuve problemas en adaptar mi registro al de Scott Weiland, un tono que no es extremadamente grave ni muy agudo. Ese problema de a poco fue solucionándose en el siguiente Karaoke, en Febrero de 2011, una semana después de nuestro tercer aniversario de relación. Esa noche me fui a la segura con Smile Like You Mean It de The Killers, una de mis favoritas de su álbum Hot Fuss; y tras esto, elegí Strawberry Fields Forever de The Beatles. Fue mejor la impresión en esta noche.

Pero lo mejor, personalmente, vino en el segundo Karaoke de Febrero. Esa noche me anoté con cuatro canciones (no cuento una quinta que no salió por razones desconocidas). Partí con It's Been Awhile de Staind, una triste confesión de su vocalista Aaron Lewis sobre sus excesos, la incomunicación con su padre y las razones que lo llevaron a levantar cabeza. Ese tono melancólico a lo Alice In Chains me quedaba bien, lo reconozco. Después de eso, una sentida dedicatoria a mi L.A. con INXS y su Never Tear Us Apart, donde pasé sin problemas el tono en la frase "but some of us don't know why". La tercera canción escogida fue Even the Nights Are Better de Air Supply, que supone un desafío vocal para mí, el del cambio de tono tras el solo de guitarra, y que fue dedicado a mi L.A., quien se conmovió con este hit. Y para terminar, me fui con algo más rockero, Stone Temple Pilots y su Big Bang Baby, cuya pista en el Karaoke me trajo algunos problemas por no incluir partes de sus lyrics, pero que igual terminé supliendo esas faltas con la actitud a lo Weiland. Todo eso, en una noche donde se lucieron dos chicas (Rose y Cata), dos chicos con sus poleras de The Killers y Porcupine Tree (Marcelo y José Luis, respectivamente), un igualito a Fernando Godoy (que cantaba espectacular las de Marc Anthony), el habitué Luis Castillo y por supuesto mi L.A., todos en un muy buen nivel.

Y últimamente fue el pasado Viernes 9 de Marzo, cuando elegí cinco temas para esa noche, incluyendo un cambio a último minuto. Partí con My Hero de Foo Fighters, por dos razones: 1. Porque queda cada vez menos para verlos en Lollapalooza Chile, y 2. Porque la letra va dedicada a los héroes comunes y corrientes, como mi L.A. Tras esto, dejé PLOP al DJ y al presentador del Karaoke con Kasabian y su hit Club Foot, lo cual me dejó la impresión de ser la primera en cantar ese tema en el escenario, pero que igual fue un desafío el imitar la rudeza de Tom Meighan y Sergio Pizzorno, las dos voces del grupo. Mi tercera elección fue The Killers y su hit When You Were Young, que emocionó a mi L.A. por la historia que le había contado (fue la canción con la que calmé mis nervios tras el primer beso), sumado a mi performance a lo Brandon Flowers. Con la cuarta canción me saqué los balazos (al igual que Club Foot), Lucky de Radiohead, que me representa por el título y por el disco al que alude la polera que usé esa noche (OK Computer, 1997). Y ese cambio de último minuto era otra canción en inglés, pero que la reemplacé por la primera en español en este escenario: Es Mi Vida del ítalo-belga Salvatore Adamo (de quien copié al final su "Merci Beaucoup", "Muchas Gracias" en francés). Con ésa me pasó igual que con la de Kasabian y la de Radiohead, declararme satisfecha por haber cantado una de cada artista (sin desmerecer a The Killers, Foo Fighters y los demás en el repertorio).

Mi próxima aventura vendrá en dos viernes más, si las cosas siguen funcionando bien. Y si se dan cuenta, dos cosas: 1. Cada canción que elegí viene linkeada a su videoclip (además de los links azules correspondientes a los temas que cantó Luis Alejandro), y 2. Las canciones de mi repertorio son todas de vocalistas masculinos. Por el momento, aún no tengo grabado el testimonio de mi incursión en el Karaoke (de cualquier canción), pero lo que digan Luis Alejandro y el buen amigo Andrés Rojas (Pelaokuranyi) es fiel a la realidad que vieron, cuando me borré los complejos por la voz grave.

Sería todo por ahora, estimados/as. Hasta la próxima!

1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Cuando me preguntaste por interno qué canciones interpreté la primera vez que me acompañaste al Karaoke...no pensé que fuera para esta sorpresa.

Pensaba decir algo yo en mi Blog pero, al leer tu escrito, creo que no es necesario contar el otro lado de la historia; por mucho tiempo busqué tener una compañía con quien estar a la par cantando...a lo mejor no tan bien ninguno de los dos, pero sí con mucho amor por la música.

Pensaba para mí que, algún día, te podría entusiasmar de a poco...pero de golpe y porrazo, cantas tantas canciones como yo y hasta me sorprendes con ciertas elecciones (me gusta eso, me encanta).

Y al final, entendiste que tu timbre vocal te da opciones súper válidas...quizás no las típicas canciones de mujeres, sino que otras con actitud; y lo que no puedo hacer yo, lo haces tú (cantar canciones con voces del sexo opuesto).

¿Sabes qué? Te lo he dicho muchas veces...pero nunca voy a olvidar cuando interpretaste la de Air Supply porque no pensé que estuviera en tus gustos musicales; no es que seas cerrada con tus preferencias...pero sabemos que hay tendencias melómanas a las que no le haces.

Besos, Musa Inspiradora...Te Quiero Mucho.