viernes, 21 de mayo de 2010

Te Vamo' a Ponerte un Tema: Hágalo Bien

Qué tal, estimados/as, disculpen la demora en actualizar, pero llegué. Si hay algo que indigna a quien escribe, a su Caballero Andante y a muchos/as otros/as, es la gente que no hace bien su trabajo, notándose por conductas prepotentes o por "sacadas de vuelta" (o sea, perder tiempo en actividades improductivas), entre otras razones. Es la gente que termina alimentando casos de negligencia, por no actuar debidamente cuando se les necesitaba. Y es por esto que DJ Empire lanza un cachamal con una banda chilena que, por sí sola, da para muchas dedicatorias, por sus canciones. Ya, pues, Te Vamo' a Ponerte un Tema, es de Sinergia y se llama Hágalo Bien.

Vamos viendo... ¿quién de ustedes no ha sido afectado/a por una mala atención? El vendedor que te puso mala cara por unos pesos de menos en el vuelto, la operadora del teléfono por no responder claramente el reclamo, alguna actitud prepotente cuando solicitas que te aclaren un cobro excesivo de una de las cuentas (agua, teléfono, luz), en general, cualquier actitud que empañe el servicio público. ¿Dónde quedó la vocación de servicio? Es un verdadero alivio encontrarse con personas que atiendan amablemente cuando necesitas aclarar una duda o solicitar un servicio o producto. Molesta ver que cierto porcentaje de empleados públicos no aplica debidamente la máxima "el cliente siempre tiene la razón". ¿Vieron?

Si especificamos uno de los rubros que concentra una cantidad considerable de reclamos por su mala atención, éste sería el de la salud. Y sobre todo, la salud pública. Uno de los recintos que se hizo infame por sus errores fatales fue el Hospital de Talca, que hizo noticia por casos como las guaguas cambiadas, una quemadura grado dos en una madre que recién había dado luz a su hijo y los cinco recién nacidos que fallecieron por un alimento contaminado con bacilo cereus. O el Caso Cesáreas en el Hospital Félix Bulnes, en el que dos embarazadas fallecieron debido al erróneo procedimiento en sus partos a causa de la heparina, además de otras cuatro mujeres que fueron despojadas de sus úteros sin justificación alguna. Cerrando la lista de malos ejemplos, el Caso ADN Nutricom, en el que se reportaron 91 casos de personas afectadas por la composición del producto (cantidad de potasio inferior a la indicada), de las cuales 14 niños fallecieron.

El rubro inmobiliario tampoco se salva de las denuncias, sobre todo después del terremoto del 27/02/2010 que dejó al descubierto una de las negligencias más fatales. Como maipucina que soy, no olvido el desastre que mis coterráneos pasaron en el edificio Don Tristán, que terminó con enormes grietas y una inclinación que podía avanzar con cada réplica hasta derrumbarse. ¿La razón? Tanto en éste como en el edificio Don Luis, ambos de la constructora Mujica y González, no se cumplió con la norma sísmica (sólo al 70%). Más al oriente, en Ñuñoa, el edificio Emerald (de 19 pisos), colapsó, sufriendo una seria inclinación en el subterráneo. En Concepción, el desastre fue mayor en el edificio Alto Río, cuya caída hizo que se partiera en dos y cobrara la vida de ocho personas, entre ellas José Luis León (26 años), última víctima fatal en ser encontrada. Los propietarios de éstos y otros edificios dañados por el terremoto pagaron altas sumas de dinero, sin tener completa seguridad de lo que las inmobiliarias le ofrecían. Esto le hizo ganar la mala reputación a Paz Corp y los demás responsables de esos proyectos mal resueltos, además de la rabia y la desconfianza de la gente (sea o no propietaria de un edificio de esos).

¿Y los/as Honorables en el Congreso? Obvio que no podían faltar en esta lista. Principalmente porque buena parte de ellos/as reciben un sueldazo inversamente proporcional a la cantidad de días que asisten al Parlamento. La razón más poderosa de tanta desconfianza por parte de la población son las peleas y discusiones que llegan a los medios. Como ejemplo, repasemos la reciente pelea Espinoza-Hinzpeter. "Que el ministro que no le hizo la alcoholemia a Piñera se la haga (a García) que le haga la alcoholemia el ministro", dijo desafiante el diputado PS Fidel Espinoza, luego de que su par RN René Manuel García criticara así al PS Marcelo Díaz: "Los sinvergüenzas siempre van a alegar, así como eres tú, así que ténlo clarito, sinvergüenza y cola". El Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, se mete en la discusión: "En Google acabo de encontrar una noticia que dice que el diputado Fidel Espinoza explota a mujeres contratadas y les paga 40 mil pesos". Así empezó el caos en la Sala y decenas de diputados de la Concertación increpan al Ministro, mientras diputadas UDI acusan de que Espinoza le habría sacado la madre a una de ellas, María José Hoffmann. Como guinda del pastel, la diputada independiente Marta Isasi hace referencia (textual) de tales improperios en este video.

Y así, la lista da para largo. Pueden seguir posteando más casos de gente que se dedica a dar jugo y olvida lo primordial que es hacer bien su trabajo, sea detrás de una caseta de pago de Movistar o en un escaño del Congreso, sea de la salud, de la política, de la educación o del ámbito que sea. Para coronar esta dedicatoria, desde El Imperio de la Estupidez hasta la casa matriz, Te Vamo' a Ponerte un Tema se hace presente con Sinergia y este mensaje a toda la gente aludida en este post: Hágalo Bien!

Y bien, éste ha sido el aporte del mes a esta sección con dedicatoria musical. Pueden sugerir canciones y personas o instituciones para que les pongan su tema como merecen. Hasta la próxima!


1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Todo crítico parte de la base de que puede hacer mejor las cosas que otra persona...pero cuando eso se transforma en una actitud de que sólo él (o ellos, eventualmente) pueden hacer bien las cosas, llega un momento en que el hablar por hablar se transforma en pasarles la guitarra...y ahí cambia la cosa.

Hay ejemplos que se verán en el futuro no muy lejano: ahora que Chilevisión tomó cargo del Festival de Viña por los próximos años, veremos si las destempladas críticas que realizaban a versiones anteriores que no estaban a su mando se repiten. En especial, las de Italo Passalacqua, crítico de espectáculos bastante amargo.

Porque no sólo nos referimos a los actos serios de negligencia e irresponsabilidad que cuestan vidas humanas como los que citas, Musa Inspiradora...sino a cuestiones más livianas donde muchos se llenan la boca diciendo que lo harían mejor.

Hay que hablar menos y hacer más...muchos de nosotros podemos tener quejas acerca de lo que realizan otros pero, si lo que está a nuestra mano lo hacemos bien, contribuiremos a nuestro desarrollo personal y colectivo.

Uff...creo que me embalé. Besos, Musa Inspiradora...Te Quiero Mucho.