miércoles, 7 de enero de 2009

Rockstar: ¿Qué hay de Cierto en Serlo?

Hace rato que tenía ganas de escribir sobre lo mucho que se ha sobreutilizado el término Rockstar, tanto así que ha llegado a malinterpretaciones varias.

Primero, intentemos ir a dónde va ese término. Una estrella de rock es aquella que, no conforme con cantar y/o tocar algún instrumento en una banda rock (o como solista), se cree el cuento. Desde que se originó el rock & roll, era necesario que se promocionara por figuras con el suficiente talento (o al menos que cante decentemente), carisma y (muchas veces) la apariencia más estéticamente agradable para asegurarle un éxito rotundo. No es necesario que el o la rockstar sepa componer canciones, para eso están los buenos productores (o algún músico en el grupo) que le asesoran en lo que va a cantar.

La estrella de rock ha evolucionado a lo largo de las décadas, yendo desde el rockero clásico de los 60's hasta el glam-rocker ochentero, cada cual con su estilo y qué tanto considera el cliché "sexo, drogas y rock & roll" (más bien, cómo balancea la proporción de esos tres elementos).

¿Pero qué ha pasado últimamente con el término Rockstar? O más bien, ¿desde cuándo que se empezó a prostituir? Muchos pensarían que de tantos excesos que se dieron los rockstars ochenteros, con sus buenos litros de Jack Daniel's (o de cualquier licor), sus aventuras sexuales y todo lo que hiciera pasar a la música en un segundo plano. También quedaría bajo la lupa Fred Durst (Limp Bizkit) y su supuesta postura de estar a la altura de sus fans, cuando se la pasaba carreteando en la Mansión Playboy. Pero lo cierto es que muchos/as cantantes o músicos de rock en todas sus variantes se apestaron de ser llamados Rockstars, por lo mucho que se vició el término.

Ahora le ponen Rockstar hasta a ciertas muñequitas, sólo porque aparecen algunas de ellas con sus chaquetitas de cuero negro, sus guitarritas de plástico (si es que necesitan de algún accesorio) y maquilladas en exceso. También están las estrellitas pop que se las dan de rockstars sólo por andar con ropa de cuero negra y con la guitarra colgando (de muestra un botón, Britney Spears versionando "I Love Rock n' Roll"). Y otra utilización poco afortunada de la palabra de marras es para denominar un estilo de gimnasia aeróbica, impulsado por el coreógrafo que trabaja con estrellas pop como Madonna y traído hasta los gimnasios ABC1 de nuestro Chilito. Onda "¿qué deporte practicas?" "Noo, yo practico Rockstar en el gimnasio" "¿¡Qué es eso!?" Como que diera la impresión que después del baile entretenido, la aeróbica, el step, el Tae-Bo, el Full Contact y todos los tipos de gimnasia entretenida, no hallaron qué nombre ponerle a ese estilo en que sus practicantes se juran Madonna en el escenario.

Pues bien... ¿Dónde fueron a parar los verdaderos Rockstars? Quizás habrán bajado su perfil, se habrán hundido entre tantos excesos o vaya uno a saber qué pasó. Lo cierto es que por culpa de unos oportunistas, Rockstar se convirtió en una palabra manoseada y hasta pasada de moda. Salvo que aparezca una nueva figura que le rinda culto a las verdaderas estrellas de rock como corresponde.

6 comentarios:

JUACO dijo...

OH!! que bueno tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Seguro que los grandes del rock, no se creían estrellas, aunque lo fueran, pero realmente llevaban el rock dentro... Yo creo que el problema es de las nuevas generaciones, no sienten el rock, les toca vivir en años en los que la música ha dado un gran giro, hay muchos grupos de calidad pero no es el rock de antes. Ahora como bien dices se le llama estrella del rock a cualquier cosa.

Tienes que escuchar una canción de "la polla records" de su primer disco "salve", se titula: "estrella del rock", te vendría muy bien para este post..jeje.

Te felicio buen post.

Un saludo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Como muchos afirman que el rock ha muerto (cosa que no creo...sólo se reinventa), se debiera de entender que el Rockstar se ha ido por el mismo sendero. Creo que el espíritu permanece...lo que sí, no parecen haber muchos cuerpos que le contengan.

Un ejemplo que podría acercarse a ser un Rockstar es Liam Gallagher, el guitarrista de Oasis...él es el front-man de la banda aunque el compositor sea su hermano Noel; además, sus ocasionales peleas le dan el aire de Rockstar.

Cierto es que el término se ha usado en exceso...pero como con otros conceptos, sólo los concedores saben separar el trigo de la cizaña. Saludos afectuosos y muchos besos, Musa Inspiradora.

P.D.: Por cierto, el tema que abre el primer disco de Oasis (Definitely Maybe) se llama "Rock & Roll Star".

Adrian dijo...

Me parece muy acertado tu análisis... aunque el término lo han prostituído llevándolo a contextos tan superficiales, la escencia de la palabra continúa ahí... ser rockstar no es vestirse de cuero y cantar buenas canciones... el verdadero rockstar vive dentro de cada uno que gusta de este estilo y permanece fiel a la rebeldía intrínsica del rock...

El verdadero rockstar no está sobre el escenario... está en la multitud que frénetica eleva sus mentes y sus corazones al son de un buen riff...

saludos!!

El Simon Mazzet dijo...

Es posible llegar a serlo, es más que nada una actitud, no se necesita saber de musica

Cristian Acevedo dijo...

eeeh saludos sita carrie...

eso

@lex dijo...

Actualmente todo el mundo que ha tocado un par de acordes en algún tugurio olvidado frente a unos tipos medio inconcientes de tomar en exceso puede autocalificarse con esa chapa: "Yo soy un rockstar de verdad".

Una estrella del rock pudo haber sido alguna vez Elvis Presley en sus inicios
...y dejó de serlo con toda seguridad al final de su carrera vistiendo un ridículo traje blanco de vaquero con enormes patillas, lentes de sol y una enorme barriga cervecera. Su muerte no fue digna de un rockstar (murió en el baño sentado en el trono con los pantalones abajo).

Considero a The Rollings Stones como auténticos rockstars, ellos van a morir sobre el escenario, lo saben. No así la banda U-2 que se extravió en el camino a conseguirlo, lo mismo pasó con Axel Roses que comenzó una auspiciosa carrera de rockstar de tomo y lomo: siempre rodeado de excesos, drogas, mujeres y rock and roll. Ahora no es ni la sombra de lo que era, creo que se mira al espejo y se pone a llorar, quedó viejo y cansado de tanto batallar por el disco "Chinesse Domocracy".

En Chile hubo una banda llamada Los Prisioneros cuyo vocalista aspiraba (o lo intentaba), ser una estrella del rock nacional. Pero acá es difícil llevar la licenciosa vida del rockero sin el temor al qué dirán pues este es un país chico de 15 millones de habitantes (8 millones viven en Stgo), donde los que están arriba de la mesa se conocen entre sí y se termina sabiendo todo por SQP y Mira Quién Habla, programas que viven vampíricamente del cahuín ajeno.
Peter Rock es un rockstar??
nooooo!
El Negro Piñera tal vez??
nooooo!

Y entonces?
La familia de los Parra, Los Jaivas, Los Tres (que deberían llamarse Los Cuatro), Los Bunkers no cultivan pese a su calidad y talento sobre el escenario "la vida del rockstar", palabra que se volvió en contra de lo que es ser un buen músico. Lo aleja de su profesión y le quita seriedad a su trabajo de artista.

Deben haber algunos que juegan a serlo pero es más por chacota que otra cosa, para recordar las melenas y los jeans rotos que vestía Bon Jovi en los `80, pintarse la cara como Kiss y tragarse un murciélago vivo como Ozzy.
Me gustó su post oiga!
Saludos.