jueves, 12 de junio de 2008

En el Nombre del Padre

Este 15 de Junio es el Día del Padre, fecha que no tiene la misma importancia de su homóloga sobre la madre en Mayo. ¿Por qué tal diferencia? Es el caso de mucha gente que no conoce a su padre (producto de un embarazo cuyo responsable corrió a perderse) teniendo que lidiar con una historia no resuelta sobre la paternidad. Para aquellas personas, el Día del Padre no tiene razón de ser.

Sobre el padre se tiene esa primera creencia de que es el jefe de familia, el proveedor, el responsable de una mitad de la herencia genética sobre sus hijos. Cierto. Pero en muchas familias la figura paterna está ausente, sea por fallecimiento, separación de la madre de sus hijos/as o lo que es también recurrente, desentenderse de un embarazo de su responsabilidad. Hay personas que tienen problemas hasta con la palabra "padre" o "papá" por la razón de no conocer a quien le dio parte de su herencia genética. Y es también la razón de usar sólo el apellido de la madre para sus documentos de identificación.

Cuando el padre biológico está ausente, en muy pocos casos la mujer encuentra al hombre que cumple con el rol paterno. De esta relación depende si los hijos/as lo ven como la pareja de mamá o como un buen padre. El buen modelo paterno es quien, junto a mamá, entrega valores, principios y amor incondicional a la descendencia que decidieron procrear o adoptar. Es el que se termina recordando como papá, papito, pá, apá o mi viejo querido.

Y si recordamos algunas de las primeras tareas que les mandan a los niños y niñas que ingresan al Jardín Infantil, una de ellas es el infaltable dibujo de la familia. No importa la cantidad de hermanos/as que tengan, lo que llama la atención a muchas parvularias es que falta uno de los padres en algunos casos. Obvio, los niños y niñas que no tienen papá no pueden mentir inventándole un hombre a mamá para sentirse aceptados/as en una sociedad que discrimina solapadamente a los hijos/as de madres solteras (sinceramente, ¿hay algo peor que la discriminación solapada? O se discrimina o se integra, nada de medias tintas). El tan solicitado dibujo en cuestión es una radiografía del entorno familiar en el cual se desarrolla el pequeño o pequeña.

Pero para quienes tienen a su padre como una de las personas importantes en su vida, este día no debiera ser la única oportunidad al año para compartir con él. Lo sabemos, es un día que el comercio aprovecha para estimular el consumismo (igual que el Día de la Madre, del Niño y otros tantos). Si realmente se quiere al padre, hay que demostrarlo (como corresponde, con hechos) todo el tiempo y no sólo este día.

Por último, vayan los saludos de quien escribe a todos los padres, incluyendo también a quienes acaban de serlo por primera vez y a quienes decidieron adoptar niños/as como si fueran sus hijos/as. A todos ellos, Feliz Día del Padre.

5 comentarios:

saqysay dijo...

En el nombre del padre,el hijo...y espìrituo...

La verdad que este dìa/me es indiferente/para mi.No tiene sentido/tampoco razòn de ser...

Hay mil personas que piensan como yo/No basta con entregar y querer ser parte apoyàndose,econòmica y material/para ganarse asì el cariños del hijo/a...

Para mi PADRE es el que crìa/no èl que engendra...

Lo digo por lo ciento de niños/que pelean una pensiòn alimenticia en los tribunales de familia...


Slds!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Mi viejo me decía algo similar a lo del primer párrafo tuyo...que muchos no conocen a su padre, pero todos conocen a su madre (o al menos, alguien que haya desempeñado ese rol). Por eso es que, comercialmente, el Día del Padre tiene un menor impacto si lo comparamos con el de la Madre.

Con mi viejo comparto todos los días ya sea en el trabajo o en la casa; tiene su genio y sus ideas que cuesta sacárselas de la cabeza...pero algo que jamás olvidaré es que me tendió la mano cuando no debía de hacerlo y los demás me volvieron la espalda.

Saludos cordiales para ti y para tu padre.

Carrie Kasabian dijo...

Gracias, Sandra y Luis Alejandro... se les quiere...

Acabo de volver de la casa de mis padres, dedicándole una buena tarde al buen padre que tengo...

Por mientras, sigo con mi labor bloggera y busco un tema para actualizar Realidades...

Saludos, CK.

R.i.c.@.r.d.o dijo...

Personalmente nunca pienso mucho ni en el día del padre ni en el de la madre, porque tengo una muy buena relación con mis papás.... y sería muy raro andarles dando regalos o compartir con ellos sólo para una fecha en el año, si tengo la oportunidad de hacerlo en otra época (y además es mejor)...

no entendí eso de la discriminación solapada.... no creo que se discrimine por ser hijo de madre soltera... creo yo... aunque puede que esté totalmente equivocado... en realidad me declaro ignorante respecto a este punto.

Saludos!!!!

Ricardo

Carrie Kasabian dijo...

Lo que quise decir, Ricardo, es ese tipo de discriminación que ciertas personas tratan de ocultar, pero que a todas luces les resulta evidente...
Si bien es cierto que nuestra sociedad se ha abierto un poco más a la realidad de los hijos e hijas de madres solteras, igual quedan resabios de sociedad conservadora, de esa que defiende de manera absoluta su "familia ideal"... Obvio que nadie eligió ser hijo o hija de madre soltera, para qué sorprenderse...

Bien, pues... veré qué puedo postear para este blog...

Saludos, CK.