jueves, 24 de noviembre de 2011

Mientras mi Guitarra Llore, el Show Debe de Continuar



Este mes se recuerdan dos aniversarios de muerte que cumplen cifra redonda. Hace 20 años dejó este mundo el vocalista de Queen; diez años y cinco días después, fallece un ex-Beatle. Es lo que intento resumir en estas líneas sobre estos dos notables músicos que marcaron su época en lo suyo. A 20 años del fallecimiento de Freddie Mercury y a 10 años del deceso de George Harrison, acá va su merecido homenaje...

KENSINGTON, LONDRES, 24 DE NOVIEMBRE DE 1991...

Freddie Mercury (nombre artístico de Farrokh Bulsara) lo era todo en el escenario, con cada show de Queen. Un rango de voz impresionante, un estado físico magnífico y una performance cautivadora eran los atributos que Mercury aportó para hacer de Queen una de las bandas más fundamentales del hard rock. Pero todo cambió en 1987, cuando a Freddie se le diagnosticó el SIDA, a pesar de que él mismo negaba el resultado del test de VIH. Las especulaciones de la prensa crecieron en torno al estado físico del cantante que se iba debilitando, quedando muy lejos de sus tiempos en histórico recital en el Estadio Wembley de Londres en 1986. Freddie apareció en el último video con el grupo, These Are the Days of Our Lives, en Mayo de 1991, en evidente estado de delgadez debido a su enfermedad. Se retiró a su hogar en Kensington un mes después, donde su ex-partner Mary Austin lo cuidó.

Pero llegaría la hora de revelar lo que había estado ocultando a la prensa: el 22 de Noviembre de 1991, Mercury llamó a su manager Jim Beach para escribir un comunicado de prensa. Se dio a conocer al día siguiente, donde reveló que el cantante había dado positivo en el test de VIH, desarrolló los síntomas del SIDA y que no había querido confirmar nada en público para proteger la privacidad a su alrededor. Sólo menos de 24 horas después, 24 de Noviembre de 1991, Freddie Mercury falleció producto de una bronconeumonia. Tenía él 45 años.

Un sacerdote zoroastriano presidió la ceremonia fúnebre de Freddie Mercury, el 27 de Noviembre de 1991, donde también estuvieron 35 de los familiares y amigos personales del cantante. Se hicieron presentes junto a ellos los sobrevivientes de Queen (Brian May, John Deacon y Roger Taylor) y el cantautor Elton John. Los restos de Mercury fueron cremados en el Kensal Green Cemetery, al oeste de Londres. Mary Austin vive junto a su familia en la casa de Garden Lodge, Kensington, la misma residencia donde cuidó a Freddie.

LOS ANGELES, CALIFORNIA, 29 DE NOVIEMBRE DE 2001...

George Harrison era conocido como "el Beatle silencioso", y compuso para los Fab Four canciones como Something y Here Comes the Sun. Logró desarrollar una carrera solista en 1968, dos años antes de separarse de The Beatles; además de formar la megabanda The Traveling Wilburys junto a Bob Dylan, Jeff Lynne (Electric Light Orchestra), Roy Orbison y Tom Petty. Hizo buenas migas con Ravi Shankar, un músico hindú con quien organizó el Concierto por Bangladesh en 1971. Y también fue muy amigo de Eric Clapton. Se casó dos veces, primero con la modelo Pattie Boyd, después con Olivia Trinidad Arias, con quien tuvo a Dhani (hoy de 33 años), su único hijo. Y además fue el único Beatle en publicar su autobiografía, I Me Mine, lanzada en 1980. Era todo un buen hombre y extraordinario músico.

En el verano de 1997, George fue diagnosticado con cáncer a la garganta. Se le atribuyó a la adicción al tabaco que desarrolló desde los 60's hasta finales de los 80's. Se le trató exitosamente con radioterapia, y en 2001 se le extirpó un tumor en un pulmón y se le trató un tumor cerebral en menos de dos meses. Hubo un escándalo que implicó al Dr. Gilbert Lederman, en el cual éste le pidió a Harrison que le autografiara una guitarra, pese al deteriorado estado de salud del ex-Beatle. El juicio se resolvió fuera de la corte. Mientras tanto, el cáncer seguía extendiéndose, y el Sunday People de Noviembre 25 de 2001 reportó que al guitarrista le quedaba poco menos de un mes de vida. Pese a los tratamientos, George Harrison falleció el 29 de Noviembre de 2001 a los 58 años, y el certificado de defunción consignaba la metástasis derivada del cáncer al pulmón.

Harrison fue cremado en el Hollywood Forever Cemetery y sus cenizas se esparcieron en el Río Ganges de la India, como su voluntad había sido, en una ceremonia privada en la que asistió su familia. Dejó un testamento de casi 100 millones de libras esterlinas. Un año después, 2002, Eric Clapton organizó el Concert for George en el Royal Albert Hall, donde actuaron, entre otros, los ex-Beatles sobrevivientes Paul McCartney y Ringo Starr.

Han sido los últimos instantes de vida de ambos músicos que dieron lo mejor de sí. Pero no hay homenaje que se sostenga sin la ayuda de las canciones. Para esto, les dejo con un video en cabecera y otro al pie de este escrito, justamente las canciones aludidas en el título del post. Arriba verán el video de The Show Must Go On, el último single de Queen con Freddie Mercury antes de su muerte; y debajo de estas líneas verán una notable composición de George Harrison junto a The Beatles, While My Guitar Gently Weeps.

Hasta la próxima.

1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No eran tiempos fáciles...cierto, Rock Hudson ya había muerto de SIDA, pero pasarían años para que se admitiese de modo abierto que se tenía la enfermedad. Freddie pasó por eso y quizás fue acelerando su deterioro; al menos, alcanzó a contarlo antes del final y, para sus fans, el show sigue y la leyenda se acrecienta.

De George Harrison decir solamente que su innegable talento pasó casi piola ante dos egos tan grandes como los de Lennon y McCartney y eso, en parte, tapa las notables canciones que hizo.

En lo personal...hace 20 años era aún un niño y no sabía de la existencia de Freddie Mercury aunque recuerdo algo de la cobertura en los medios, bastante discreta por lo demás por lo de su enfermedad; y sobre George, sí recuerdo el impacto generado a nivel personal...se creía que en algún momento los Beatles sobrevivientes podrían reunirse para hacer algo más permanente, pero la muerte de George mató esas ilusiones.

Hermoso homenaje, Musa Inspiradora. Besos...Te Quiero Mucho.