domingo, 27 de febrero de 2011

Febrero 27, 3:34 AM... Un Año Después

Días antes me puse a pensar en que Febrero 27 es una fecha difícil de olvidar, por el devastador terremoto y tsunami que azotó varias regiones de Chile, hace ya un año. Un año antes, a la misma hora en que ven publicado (programado) este post, viví esto que compartiré con ustedes. Pero antes, la previa de lo sucedido, la noche anterior...

Era la noche del viernes 26 y tenía alojadas a dos familiares en mi casa: mi tía Marta, quien había sufrido la pérdida de su querido Compañero Miguel (Sergio Oyarzo Pérez); y mi hermanita Isidora (12 años por ese entonces), quien tenía planes de salir con mi tía Pele (Emperatriz) ese sábado para comprarse útiles escolares. Yo también pensaba en salir con Mi Caballero Andante al día siguiente. Y por ese momento, la noche del 26, veíamos algo del Festival de Viña 2010, que contaba con este cartel: La Noche, Ricardo Arjona, el Ballet Folclórico de Chile (Bafochi), final de la Competencia Folclórica, la colombiana Fanny Lu y semifinal de la Competencia Internacional. Como anécdota, el guatemalteco quiso adelantar para la mitad de jornada su show, previamente fichado para el final, petición que se le concedió. En fin, nada que me hiciera interesar por esa noche festivalera. Y a dormir...

SÁBADO 27 DE FEBRERO, 2010, 3:34 AM...

Éramos cuatro en la misma pieza, tía Bertina, Isidora, tía Pele y yo. Despierto sobresaltada, me levanto y trato de abrazarme a tía Pele, de mantener el equilibrio. Entre medio de los gritos (¡está temblando, está temblando, TERREMOTO!) y de ese remezón que parecía no terminar nunca, pensaba que estas paredes, las que sirvieron como base por más de treinta años, se vendrían abajo. Hasta que terminó el remezón. Sólo se cayó una puerta del closet y un tablón en la parte alta de las cortinas, que por suerte no le cayó a ninguna de las cuatro. A esto, se sumó el corte de luz. Al momento, aparecieron mis tías y Pacita, que dormían en sus respectivas habitaciones. Todos ilesos, y menos mal que mi sobrino Gustavito no se alteró por lo sucedido. Tratando de averiguar, sintonizo alguna radio en mi reproductor MP3, hasta que doy con la Cooperativa. Le paso un audífono de la radio a una tía para que escuche lo que se está reportando en ese momento. Ahí logramos dimensionar que esto era peor que todos los temblores post-1985, que esto es otro TERREMOTO. Y la magnitud del sismo quedó grabada en nuestras cabezas: 8.8.

Pero lo más angustiante es que no podíamos saber de nuestros familiares repartidos en otra villa de Maipú (mis padres y mi hermana Natalia), Las Condes (tía Raquel, mi primo Rolando), Talca (tío Gastón, esposa, hijos y nietos) y otros lugares. Las vías telefónicas estaban colapsadas, y estuvimos por horas hasta que al fin escuchamos el llamado de todas esas casas para comunicar que están todos ilesos. Y por supuesto, pensé mucho en Mi Caballero Andante, hasta que tipo 4:30 o 5 AM logro hablar con él, vía celular. Me tranquilizó saber que él y mi gente están bien. Intento dormir un poco, quizás después de las 6 (gracias a un vecino que tenía sintonizada la Cooperativa, ahí dicen la hora).

En la mañana logré dimensionar qué consecuencias dejó este remezón. En mi villa no hubo muchos daños, a lo más unos techos de zinc o una muralla separadora que se vinieron abajo. El suministro eléctrico se logró reponer, y en la TV nos enteramos que aparte del TERREMOTO, el cual afectó de la V a la IX Región, se vino un TSUNAMI que devastó las localidades costeras. Qué desastre, pensamos. A lo largo de los días nos enteramos de más daños, fallecidos, desaparecidos, escasez generalizada de víveres, desesperación por proveer las despensas familiares, saqueos, locales con horarios restringidos. La sensación de paranoia se alimentó vía noticieros, es lo que acusan las redes sociales. Aunque no lamentamos escasez en nuestra casa, es desolador ver que mucha gente no tenía lo básico para cubrir sus necesidades. Y aquel abrazo con Luis Alejandro no he podido olvidarlo, tras su angustia post-remezón. Era lo que él necesitaba, en este momento difícil.

Por cierto, el Festival de Viña se quedó sin noche final. Mejor no especular sobre el programa original del 26, que cerró con Fanny Lu. Pero lo concreto fue que Los Jaivas, Beto Cuevas y Los Fabulosos Cadillacs se quedaron sin actuar para esa noche del 27. Y en la Competencia Internacional, quedaron las canciones de Cuba, Argentina e Italia como finalistas, decidiéndose fuera de pantalla que la última (Volare, de Domenico Modugno, intepretada por Simona Galeandro) sería la ganadora.

Y en ese período post-catástrofe, nos quedaba una pregunta: ¿Dónde está Don Francisco? El 5 de Marzo, justo para el aniversario número 25 del anterior terremoto, se inició una Teletón con el objetivo de reunir (inicialmente) quince mil millones de pesos para la reconstrucción. Al final, con la ayuda de todos los aportes (incluyendo los nuestros), se recaudaron más de 30 mil millones de pesos en el último cómputo, y finalmente fueron 45 mil millones, el triple de lo presupuestado. Se veían esperanzas pàra la reconstrucción...

Y UN AÑO DESPUÉS DEL 27-F...

A un año de esa tragedia, echo un vistazo a Maipú. El segundo piso del Shopping Las Palmas (Av. 5 de Abril esq. Pajaritos) aún está abandonado, a pura excepción de la tienda de Tricot. Sólo funciona el primer piso, con Tricot, una relojería, el LIDER, una lavandería y otros puestos. El Shopping Cristal (Av. 5 de Abril esq. Manuel Rodríguez) está peor aún, con su rotura de vidrio Pac-Man irreconocible, y apenas con un puesto de ropa interior afuera. La iglesia ubicada al lado del colegio Sofía Infante Hurtado (Av. Pajaritos esq. Nueva San Martín) está a medio demoler. Y los edificios Don Tristán (calle Bailén esq. Tristán Valdés, a una cuadra de Pajaritos) y Don Luis (cercano al anterior edificio) aún esperan ser demolidos. A la extensión del Metro no le pasó nada ese 27-F cuando estaba en construcción, y hoy funciona con normalidad, a semanas de ser inaugurado.

En la TV, varios canales transmiten sus documentales sobre ese fatal Febrero 27 de 2010. Desde Canal 13 hasta The History Channel, cada uno expone sus puntos de vista y los testimonios de la gente que vivió esa tragedia del 8.8, contando con videos aficionados de quienes dejaron esa madrugada sus cámaras encendidas. Y en el Festival de Viña 2011, Los Jaivas al fin pueden saldar esa deuda que tenían pendiente del 2010.

¿Y qué he visto en las noticias? No hay muchos avances en reconstrucción, más bien escucho sobre Piñerazos, los medios sobreexponiendo al niño Víctor Díaz (el Zafrada de Iloca), escándalos con la intendenta del Bío-Bío, un error con las fotos publicadas por el Ministerio de Obras Públicas y un largo etcétera. Y una pregunta que parece tener respuesta obvia, pero que ustedes pueden suponer, es: ¿qué pasó con las platas recolectadas en la Teletón Chile Ayuda a Chile? Aún quedan comunas y pueblos tratando de sobrellevar esta difícil situación.

Gracias a Blogger que puedo programar para esta hora, 3:34 AM, lo que acaban de leer. Es mi testimonio que deseé compartir con ustedes.

2 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

El remezón era eterno...quizás por un segundo, pensé que no terminaría hasta echar la casa abajo. Cada noticia de la que me enteraba me dejaba más desolado...no saber de mis amigos (aunque no tuve desgracias que lamentar entre ellos).

Pareciera que volvimos a la nornalidad a las pocas semanas...pero decir eso es un insulto a quienes aún viven en carpas, a quienes no tienen los mínimos servicios básicos. Nada será como antes, pero lo menos que se pide es devolver la dignidad a quienes no tuvieron culpa de perderlo todo.

Besos, Musa...Te Quiero Mucho.

εïз..·´¯'Anais..·´¯'εïз dijo...

Creo que ha ido lenta la reconstrucción, pero el daño fue grandísimo también.
Espero que pronto los corazones también sanen... que es lo más importante.

Un abrazo.