lunes, 6 de abril de 2009

Hasta Siempre, Tío Lalo

El sábado 4, mientras veía un programa de TVN, pasan un extra noticioso. ¿Qué pasó? Pasadas las 2 de la tarde, había fallecido Eduardo Parra Sandoval, el Tío Lalo para quienes le conocen. Ya en Febrero pasado estuvo al borde de la muerte, mientras estaba internado a causa de una grave infección urinaria. Su familia pensaba desconectarlo en 72 horas, pero su organismo respondió bien al tratamiento y le dieron el alta el pasado 26 de Marzo. Hasta que ese primer sábado de Abril, a los 90 años, se fue de este mundo, en la tranquilidad de su casa.

Desde esa noticia, me dio por buscar un The Clinic que estaba dedicado a Nicanor Parra, cuatro años mayor que su hermano recientemente fallecido. Ahí salió el testimonio del Tío Lalo sobre su famoso hermano Antipoeta ("Mi Hermano Nicanor", publicado el 21 de Octubre de 2004 en el periódico), donde recordaba los tiempos desde que se trasladaron de Chillán a Santiago. También mencionó los inicios musicales de sus hermanos Roberto, Violeta e Hilda, y agradeció a Nicanor que los haya traído de Chillán, porque si se hubieran quedado allá, quizás su carrera musical no había nacido. Y desde ahí el Tío Lalo se hizo un nombre en la música, haciendo colaboraciones con su hermano Roberto o con su hija Clarita.

El Tío Lalo fue una reconocida influencia durante los 90's para las nuevas generaciones de músicos. Conocidas son sus grabaciones con Los Tres, los discos Peineta y La Yein Fonda. Formó también grupos como Los Chamullentos y los Churi-Churi. Otros discos de su carrera son Valses del Recuerdo y 80 son las Razones, donde lo acompaña su sobrina-nieta Javiera Parra y otros músicos. Además de lo musical, Lalo Parra publicó los libros Mi Hermana Violeta Parra (1998) y Autobiografía en Décimas (2003). Y fue por esos méritos que le nombraron Hijo Ilustre de Chillán, vecino ilustre de la comuna de Cerrillos y homenajeado en 2003 por el Ministerio de Educación con la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, en el grado de Caballero. Desde aquella investidura, Lalo Parra viste su tradicional traje de lino blanco y corbata roja con el cual toda su audiencia le reconoce, como caballero y especialmente como Tío.

De esta primera generación de la Familia Parra, primero se fue Violeta, en 1967. Luego falleció Roberto, el Tío Robert, en 1995. La del Tío Lalo es la tercera muerte ligada a la familia que se destaca por lo musical. De los nueve hermanos Parra Sandoval quedan cinco vivos (Nicanor, Hilda, Elba, Lautaro y Óscar), y a los tres antes mencionados se suma el fallecimiento de otro hermano, Caupolicán, cuando tenía apenas dos años. En vida, Eduardo dejó dos hijos, Francisco y Clarita, la destacada folclorista.

En sus últimos días, antes de ingresar al quirófano del Hospital Clínico de la Universidad Católica, Lalo Parra le dijo a su mujer Elizabeth Castro: "Voy y vuelvo". El 4 de Abril fue el día en que se terminó todo para él. Y en su funeral, al que asistieron músicos, personalidades de la política y su fiel audiencia, su viuda Elizabeth cumplió con lo que le había propuesto en vida su Lalo, que no se vistiera de negro, sino que de blanco. Y que lo recordaran con mucha música, en su honor.

5 comentarios:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Claro...los dos juntos nos topamos con ese extra noticioso. Me tomó de sorpresa...cierto que la salud del Tío Lalo estaba frágil desde hace tiempo, pero si había salido del Hospital después de peleársela a la muerte fue por algo (al menos, eso creí).

El Tío Roberto dejó la senda armada para que el Tío Lalo la recorriera a su antojo, uniendo generaciones con la música chilena...no la de salón, sino que esa de barrio, de puerto, de peña. ¡La auténtica, la del pueblo!

La primera vez que lo escuché, claro está, fue en ese cassette de La Yein Fonda que aún tengo...Mi Chica y Yo, todo un clásico. Pero la que más atesoro es una que saqué de la Rocka o de Radio Romance...cuando con Los Tres hizo Cerro Caracol.

Y el traje blanco, inconfundible...señal de alegría que trasciende a la vida del Tío Lalo al pedirle a la Elita que vistiera de ropas albas en su velorio y funeral.

Besos para ti, Musa...de tu Caballero Andante.

Carrie Kasabian dijo...

Aparte de la muerte del Tío Lalo Parra, hubo dos decesos ligados al mundo artístico, en muy poco tiempo: Helvecia Viera (actriz cómica, especialista en el rol de suegra metiche) y el joven actor Gonzalo Olave (de Lola y Mis Años Grossos). Y también quiero hacer mención al fallecimiento del niño Felipe Cruzat, quien se quedó por semanas esperando un transplante de corazón y no resistió más, a pesar de los esfuerzos por mantenerlo con un corazón artificial...

En fin... cuesta desarrollar un tema sin hacer mención a otros que salieron en ese momento...

Saludos, CK.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Y otra folclorista que nos dejó...Carmencita Ruiz falleció el Domingo. Doble luto para la música chilena.

El Simon Mazzet dijo...

Ya debe estar tocando sus tonadas junto a Roberto, salud por eso.

Cristian Acevedo dijo...

ley de las compensaciones...al "tio lalo" se le dieron todas las muestras de afecto que el "medio", los fans, los seguidores, etc..NO le dieron al que de verdad influenció con su musica: Roberto Parra.
pero así es este país, asi es su gente.
era obvio que nadie quedaría afuera de las "muestras de cariño" en torno a la figura de Lalo parra, mas allá de su aporte cultural, era el hecho de tratar de reivindicarse ante la falta de respeto para con su hermano.
eso

saludos

Sita Carrie.