miércoles, 29 de octubre de 2008

Halloween y toda la Parafernalia Chilensis

En Chile bien es sabido que las celebraciones importadas de Estados Unidos calan hondo en nuestra idiosincracia. Si en Febrero fue la frivolidad marketera y rosada de St. Valentine's Day (San Valentín o el Día de los Enamorados), en Octubre es Halloween y su colorido naranja y negro. Acá le llaman Noche de Brujas o bien Jalogüín, así, bien a lo chilensis. La antesala del 1 de Noviembre, el Día de Todos los Santos. La forma de jugar con lo tétrico sólo por diversión.

Es una ocasión que las empresas, con todas sus estrategias publicitarias, aprovechan para llenarse los bolsillos con cuánta oferta se les ocurra lanzar. Para niños/as, se les seduce con disfraces de brujitas o vampiros (entre otros), dulces, cajitas con forma de calabazas y el merchandising más lúdico de estas fechas. Al público joven, le bombardean con avisos de fiestas de disfraces, especialmente las de música ochentera. Todo sea con tal de creerse el cuento con que se pasa bien en Halloween. La misma excusa publicitaria que caló hondo con el Día de San Valentín.

Y otra cosa a tomar en cuenta son los disfraces. Antes sólo aparecían brujas, vampiros y momias, como lo más tradicional de la galería del terror. Pero luego fue variando a personajes menos terroríficos como los Locos Addams (especialmente Homero y Morticia Addams) y la Gatúbela de Batman Returns (si es que hay suficiente cuero negro para confeccionar el traje). Y si vamos hilando más fino, encontramos más referentes cinéfilos como Beatrix Kiddo, el personaje de Uma Thurman en Kill Bill (dato que alguna vez contó Verónica Calabi, señora del ex-Lucybell Francisco González). Y un dato internacional de último minuto: Cindy Crawford, la supermodelo noventera, anuncia que se disfrazará de Amy Winehouse para este Halloween. ¿Cómo la hallan?

Pero esto deja de manifiesto una cosa: la idiosincracia chilensis hace rato que se dejó influenciar por la (in)cultura estadounidense. No digamos que todo lo gringo (como suele decirse a lo de USA) es malo, pero el excesivo culto a EE.UU. ya muestra un lado mediocre de Chilito. Por ejemplo, ¿recuerdan cuando Raquel Argandoña era alcaldesa de Pelarco? Ahí eran famosas las celebraciones de Halloween organizadas por la hipermediática figura de TV. Y si seguimos así, capaz que terminemos celebrando el Día de Acción de Gracias y el 4 de Julio, sumados a San Valentín y Halloween que ya son parte del calendario de fiestas en nuestro país.

10 comentarios:

Cristian Acevedo dijo...

holas..

primero que nada.. Gracias por su saludo...

de verdad.. no pensé que se acordaría..pero de verdad..agradezco..

que tenga una excelente semana...


un abrazo


Xeester

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Primero: no me parece que haya tanta influencia gringa (salvo el merchandising propio de ellos) al Día de los Enamorados ya que los festejos tienen sus raíces latinas con la historia de San Valentín.

Pero pasando a Halloween, me parece que la falta de tradiciones carnavalescas (a diferencia de tantos países de Iberoamérica) le abre un espacio a los disfraces terroríficos en jóvenes y no tanto. Pero en Estados Unidos, por ejemplo, no se limitan a ello...es la gran fiesta de disfraces de todo tipo.

Eso sí, creo que tradiciones más locales (como la desaparecida Fiesta de la Primavera) debieran de reflotarse en serio, no por mero voluntarismo. ¿Thanksgiving? Pensé que el Día de la Unidad Nacional podría serlo...y fracasó rotundamente. Y del Cuatro de Julio...a menos que los gringos nos salven de una invasión extraterrestre esa fecha, no lo creo así.

Saludos afectuosos, de corazón.

Carrie Kasabian dijo...

A propósito... No sé si vieron las noticias del día de hoy... En el sur de Chile estaban celebrando la Fiesta de la Luz, una fiesta religiosa que es se opone a la estética propia de Halloween... quizás de cuándo están con esa celebración...

Lo notable fue escuchar a una niña pequeña, vestida como angelito, diciendo "que no me gusta celebrar Halloween porque es malo, porque se visten de brujas"...

Bueno, a cada uno con sus gustos...
Saludos, CK.

Carrie Kasabian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis Alejandro Bello Langer dijo...

De hecho, lo de la Fiesta de la Luz se está propagando por parroquias católicas...un amigo mío, sacerdote en Con-Con (y Blogger) tenía un programa similar. Saludos afectuosos, de corazón.

saqysay dijo...

Que terrorífico?

Ya que copiamos todo lo que viene de afuera, lo mejor es darle algo de lo nuestro. Me refiero porque no celebrarlo el día 2 y no el 31.
Supuesta mente es el día de los difuntos, claro que hay varios que ya lo parecen, pero eso ya es otro tema.

Los que sacan cuentas alegres son los dueños de locales, en donde tienen disfraces,ellos se preparan con tiempo, que loco algunos no necesitan.

Influencia o imposición?... Aun no lo sabemos, lo que está claro, que llegó para quedarse y aprovechar de extraer ese lado oculto, que llevan algunos...
En lo personal me da exactamente igual...


Saludoss

El Simon Mazzet dijo...

Lo mejor que no necesitan mascaras.

R.i.c.@.r.d.o dijo...

hola!

no sé si esto de halloween sea algo tan arraigado en nuestra idiosincracia, pensando que recien alguien se puso a celebrarlo por aca en el año 2000.
Pero aun no prende tanto, la gente en general no pesca halloween... son solo una minoria los que lo hacen, pero una minoria que trata de hecerse notar......

No es tan malo tampoco copiar ciertas cosas de los gringos....

Saludos Carrie!!!!

Carrie Kasabian dijo...

Disculpen por no actualizar a tiempo... ya pasó Halloween, y se han venido días tan intensos en lo informativo y en lo personal... a ver si este jueves o viernes lanzo el último post antes del cumple (es el 14)... espero encontrar la inspiración...

Saludos a todos/as, CK.

@lex dijo...

Tiene razón Ricardo, Halloween aún no prende en Chilito, espero que siga siendo así ya que terminaría desplazando la celebración religiosa que se hace en los cementerios, ya que en gringolandia el catolicismo no es mayoría y en su cultura conviven muchas sectas.

Hallowen tuvo un origen bastante oscuro, se celebraba secuestrando niños ofreciéndolos en sacrificio para los ritos ocultistas en honor a Don Sata, ni más ni menos.

En México en cambio se hace ese día una ceremonia en las tumbas, donde toda la familia del difunto va a comer de noche al cementerio y le sirven un plato para que el espíritu participe junto a ellos en la sobremesa, cada país latinoamericano celebra a su forma estas fechas.

No creo que sea conveniente que se implante una costumbre importada como ésta ya que muchos ignoran su oscuro origen, en contraposición la iglesia inventó la Fiesta de la Luz que a mi parecer es mucho mejor.
Saludos.