jueves, 3 de enero de 2008

JM y la Muerte del Periodismo Serio en Chile

Ayer, mientras escuchaba la Radio Horizonte en la micro, a eso de las 9:30 AM, dieron la noticia del deceso del gran periodista Julio Martínez, JM para los/as amigos/as. Desde ahí hasta la hora en que escribo esto siguen los comentarios, homenajes y hasta las intenciones de un grupo de parlamentarios por bautizar al Estadio Nacional con el nombre del comentarista deportivo. Claro, no faltan los/as oportunistas de siempre que quieren subirse al carrito de la victoria cuando muere alguien célebre. Ya pasó el año pasado con la conmemoración de los 90 años de Violeta Parra.

Lo sabemos, JM fue un grande de las comunicaciones, por su profesionalismo, su amplio vocabulario (presente en sus comentarios de cada domingo en Canal 13), su respeto (jamás hizo una crítica con el afán de destruir a alguien) y su pasión por la labor que desempeñó durante 62 años (en radio y TV). Fue reconocido en 1995 con el Premio Nacional de Periodismo, entre otros reconocimientos dados a su incansable y respetuosa labor. Además se le conoce por frases como "Justicia Divina! Justicia Divina!" (gol de Leonel Sánchez en el Mundial del '62, Chile vs. URSS) y "Un canto a la vida, un canto a la dicha y un canto al amor" (Teletón 1978). Frases que difícilmente estarían en el léxico del periodista chileno promedio.

Después de su muerte, queda por pensar: ¿Qué pasa con el periodismo en Chile? El comentario más recurrente es que con la partida de JM "se murió el periodismo serio en Chile". Puede que tengan razón. Al menos dentro del rubro de periodistas que trabajan en medios masivos. Si analizamos a la mayoría de periodistas que trabajan en radio y TV (más de TV que de radio, principalmente), notamos que se perdió el respeto, el profesionalismo y la seriedad dentro de la ocupación. Muchos de los rostros nuevos (y no tan nuevos) que trabajan en TV viven en la república del pelambre, la crítica destructiva y el pituto, esas herramientas que son utilizadas a toda costa sólo para ganar rating o algo más que una portada de LUN (bien lo saben esos/as que se hacen llamar "opinólogos/as"). Y es por eso que el mundo del periodismo chileno se ha quedado escaso de reales aportes, de nuevos valores que realmente sepan hacer su profesión (como en muchas otras) con dedicación y respeto. Es frustrante ver a esos/as estudiantes de Periodismo que llevan mucho tiempo cesantes, en busca de un buen trabajo que les compense las deudas de la carrera que estudiaron.

Y también es decepcionante ver cómo está la TV ahora. En los tiempos de JM, era posible ver gente que se caracterizara por su buen vocabulario, correcta modulación, buenos modales y profesionalismo. Ahora, esas virtudes parecen ser sepultadas por la mediocridad a la que nos tienen acostumbrados/as. Y quizás en 20 años más volveremos a ver alguien que siga el legado del gran periodista deportivo del 13. Aunque no sea en la misma TV.

Por mientras, sólo queda ver, entre toda la gente que le rinde culto a Don Julio, qué diferencia hay entre una persona sincera y otra oportunista que sólo se quiere subir al carrito de la victoria post-mortem.

(PD: Mi madre es confesa admiradora de JM, pero aún no sabe que escribí esto.)

3 comentarios:

saqysay dijo...

Sin duda eran otros tiempos, en donde pareciera qe la gente era màs culta(no digo qe ahora no lo sea, solo qe por momentos lo parece). La programaciòn de la TV era otra, por lo mismo las personas qe trabajaban en ella, educaban en su forma de hablar.(dominio de palabras).

Hoy cuando todo se ha transformado, en mantenerse cn los niveles de sintonìa, al costo de qe sea, olvidando qe las personas tienen vida propia e intimidad. Atràs qedaron todos los principios y la creebilidad. Por lo mismo hoy en dìa, es muy difìcil creerle a la prensa(a pesar de eso se sigen vendiendo diarios).

La mentalidad de las persons parece haber cambiado, hoy sòlo importa los rostros conocidos y famosos, de como ells viven y qe es lo qe hacen(parte amorosa), en donde el listado de mujers y hombre parece importar màs, qe cualqer otra noticia.

Es una verdadera làstima, qe horrible!

Un abrazo.

Cristian Acevedo dijo...

siempre he dijo o mantenido el mismo discurso referente a lo que significa Don Julito.

la bohemia, la tertulia, la conversacion extensa, amena, agazajada con la buena mesa y el buen beber son parte escencial del periodismo del que Don julio era parte. ese periodismo ya no existe, ese tipo de cosas se han perdido, a mi me gusta esa manera de hacer periodismo, encuentro que es una de las mejores cosas que se pueden hacer con las personas. conversar frente a una buena mesa hasta altas horas de la madrugada para salir con ideas nuevas para escrbiri es algo muy gratificante.
claro, los tiempos han cambiado, pero hay cosas que no s epueden perder.

Don julio era un fiel represetnate de esa "escuela" de periodismo.
recuerdo que me lo topé un par de veces en el centro, a la salida del café Santos al medio dia, y el recuerdo que tengo de eso, es que no solo veía a un hombre menudo, calvo qu salía n la tele, sino que veias pasar una trayectoria y un carrete que pesaba mas de lo que puede significar un curriculum con muchos titulos.

don julio es un ejemplo a seguir, no solo para el gremio de los periodistas, sino que para la gente en general para que no se pierda el respeto y la escencia de lo que significa conversar sin echar la foca, argumentar y enriquecerse con opiniones diferentes y crecer como personas .

son Julio es parte de la chilenidad.

eso.

Don Julio ha muerto,

larga vida a JM


saludos

Xeester

El Simon Mazzet dijo...

Ahora es solo perrodismo