lunes, 3 de diciembre de 2007

No Sólo de la PSU Depende el Futuro

Justo hoy, cuando escribo este artículo, miles de jóvenes ya dieron las primeras dos pruebas que componen la PSU, a la espera de las dos siguientes de mañana martes. Son miles las reacciones que pasa cada joven al momento de rendir este examen y en los momentos previos y posteriores a dicha rendición. Muchos/as lo pueden tomar como el paso definitivo para su futuro, otros/as como una prueba más. Y hay cierta cuota de nerviosismo, sea mayor o menor, al momento de enfrentarse al examen que es tomado como el dato que sube los bonos a los colegios mejor rankeados de Chile.

Y ese aspecto es el que mide la PSU: Qué tan excelente es la educación que recibió cada postulante a la educación superior. Pero lo que esta prueba no toma en cuenta, al igual que su predecesora, la Prueba de Aptitud Académica (PAA), es una serie de datos duros con respecto a la desigualdad educacional, el plan de estudios del colegio o liceo de donde se egresó y la verdadera vocación. A los responsables de la PSU no les importa si quien la rinde es estudiante de promedio sobre 6,5 que egresó de un liceo de sector bajo y que quiere estudiar una carrera altamente solicitada (como Medicina, Arquitectura o Periodismo, por mencionar algunas). No es lo mismo salir con 6,5 del Instituto Nacional que de un liceo con números. Y eso duele a quien realmente desea entrar a la U.

Como la PSU cuenta con los planes obligatorios de Matemática, Lenguaje y Comunicación e Historia, más el optativo de Ciencias (Física, Química y Biología), la carrera que se siga en educación superior no depende de qué tan bien te fue en tal o cuál examen de la prueba en cuestión. Es sólo un resultado que determina si al final quedaste o no en la Universidad estatal a la que postulas. Y es en la ponderación de las tres o cuatro pruebas, más las notas de enseñanza media, donde cada punto e incluso décima cuenta a la hora de saber si quedaste o no en la carrera que anhelas.

¿Pero qué pasa después? He aquí el otro dato duro: No te alcanzó el puntaje para quedar en una U estatal, en la carrera que realmente querías. Las opciones suelen moverse entre preparar otra PSU, darse un año sabático, trabajar durante ese año o buscar otras alternativas de educación superior, como las universidades privadas, los institutos profesionales, los centros de formación técnica o escuelas de alguna especialidad.

Pese a todo este triste panorama, nunca está de más darle un mensaje de ánimo a la juventud que da la PSU. Que el futuro no depende exclusivamente de la prueba en cuestión, porque ellos/as, postulantes, buscan lo mejor para sí mismos/as. Busquen comunicar sus inquietudes a su familia y/o amigos/as, y siempre consideren en el plan B a desarrollar en caso de no quedar en la casa de estudios estatal. Más que su futuro, es su motivación lo que necesitan encontrar.

4 comentarios:

El Simon Mazzet dijo...

El futuro es algo incierto, pero depende de muchas cosas, no sólo de estudios, esas son las herramientas que te dan los establecimentos, pero el otro 50 % dependera de la persona.

saqysay dijo...

PARA QUE MUCHOS SUEÑOS SE CUMPLAN:
NO OLVIDES FIRMAR ESTA PETICION ONLINE...
Para que Radiohead venga a Chile Vote


ATTE.
GRACIAS...

VerónicaBas dijo...

Pienso que ahora con todas las oportunidades que se dan ya no es tan importante la PSU como lo era la PAA, porque con inteligencia uno puede conseguir igual llegar muy lejos, antes podias haber sido muy inteligente pero no habia apoyo en ninguna parte, asi es que creo que igual deberian sentirse algo mas afortunados.

Saludos!

@lex dijo...

mmm...no sé
Yo creo que no debería existir un sistema tan discriminatorio como la Prueba de Selección Universitaria (PSU), si las mismas universidades son capaces de seleccionar después a sus alumnos, igual dan exámenes de admisión, luego entran a un plan común antes de especializarse en una rama específica y al finalizar deben pasar por más exámenes de selección antes de titularse, pfff!!
Es cierto que hoy hay más oportunidades para los jóvenes que antes, pero también ha aumentado la competencia para llegar a ocupar los puestos de trabajo vacantes, donde también se da otra selección de personal como si fuera poco, esta vez a cargo de un sicólogo en una entrevista.

Interesante tema tocó esta vez sita Carrie, que esté bien.
Saludos.