jueves, 8 de noviembre de 2007

Fanatismos y Rivalidades

Una vez, mientras almorzaba en familia, tras llegar de mi día de estudios, tenían puesta la TV en ese programa del MEGA, Veredicto (versión chilensis bastante barata del programa de la jueza Polo). En ese capítulo, un joven colocolino demandaba a su amigo chuncho por haberle pintado el escudo de la U en su pieza, siendo que le pasó las pinturas para que le pintara el escudo del Colo Colo. El hincha del equipo azul se defendía diciendo que su pasión por el "Bulla" era mucho más fuerte que la amistad y que jamas se le podría ocurrir, ni en broma, pintar el escudo del equipo rival.

Es sabido que en nuestro país hay una fuerte rivalidad entre las barras de los dos equipos populares de fútbol, Colo Colo y la U. de Chile. Y cada vez que hay partido entre ambos equipos hay estado de emergencia por los destrozos que ocasionan dichas barras. Pero el punto es otro: que un fanatismo por un deporte masivo como es el fútbol desencadene una rivalidad irreconciliable sólo por tratarse de dos equipos populares.

En muchos hogares enseñan esa obsoleta regla que no se debe hablar de religión ni de política en reuniones sociales. Esto se debe a que esas dos esferas del poder se mueven en torno a fundamentalismos y rivalidades entre dos o más fuerzas, como las diferentes religiones (especialmente la disputa entre católicos y musulmanes) o los polos opuestos de la política, caracterizados despectivamente como los "fachos" (derecha) y los "rojos" (izquierda). Y claro, eso da origen a múltiples controversias.

Pero las rivalidades han ido más allá de la religión y la política. Tal como ha sido el mencionado caso del Colo Colo y la U, en espectros como la música o las modas se han generado ese tipo de disputas que no valen la pena matarse por pertenecer a tal o cuál bando. En la década 90's, por mencionar otro caso, se dio el caso de la hiperventilada rivalidad del brit pop, Blur vs. Oasis, que sólo fue invento de la prensa del UK. Y el efecto ha calado hondo en nuetro Chilito que han salido comentarios de histéricas fans del grupo de los hermanitos Gallagher comentando que prefieren a este par "en vez de ese teñido y papiche del Damon Albarn (sic)". Una disputa que termina centrándose en cuál de los dos vocalistas es más rico, en voces de chicas inexpertas que no habrían escuchado, como todo buen fan, Parklife o (What's the Story) Morning Glory, dos de lso discos más importantes de la década pasada.

¿Y ahora, cuáles serían las rivalidades del momento? ¿Pelolais vs. Pokemonas? ¿Emos vs. Góticos? Un pelo de la cola al lado de los fanatismos que han llevado incluso a la muerte durante siglos. A ratos resulta latero escuchar que las chicas pelolais no soportan a las pokemonas por "sus vestimentas y peinados que asustan", y las segundas diciendo que las primeras "son unas cuicas que no gozan".

Ser fan de una banda, de un equipo deportivo o de lo que sea, es sano mientras no dañe a la otra persona. Hay que saber disfrutarlo.

(PD: Lo de la cita despectiva a Damon Albarn lo leí en una revista R&P, en una carta de una fan de Oasis, que en realidad lo era más de los Gallagher)

6 comentarios:

@lex dijo...

Aps, soy el primero en comentar!
Sorry, al que le toca le toca nomás, jeje

No soy fanático del fútbol, si de la música, del rock fundamentalmente y por supuesto me manifiesto en contra del reggetón cada vez que puedo, es algo así como el agua al aceite.
Antes había rivalidad para las Fiestas Patrias entre la cueca y la cumbia, hoy ya se ha superado quedando incorporada a nuestras tradiciones populares.

Todo exceso hace mal, en algunas sectas religiosas se llegan a extremos para demostrar si se tiene más o menos fe. En el siglo XX pasamos por épocas muy convulsionadas con 2 guerras mundiales ocasionadas por el fanatismo en Europa, la que terminó en Japón con 2 explosiones nucleares.
Y cómo no mencionar nuestro criollo golpe militar que llevó a todos saben quién al poder, gracias al cual tuvimos una cuasi guerra entre militares y terroristas que casi le costó la vida al presidente de facto en 1986.
Hoy estamos ante el fanatismo de la globalización, donde todo está en la red (Internerd), y al calentamiento global que provocará mas guerras ya no por petróleo sino que por agua.

Ahora mas que nunca deberíamos aprender a convivir en paz, pero para eso nos falta mucho evolucionar todavía, dejar de lado la testosterona y la adrenalina cuesta bastante. Quizás es bueno para el mundo que hayan mas mujeres presidentas.

Que esté bien.
Saludos.

VerónicaBas dijo...

Si, esto de pertenecer o tener que pertenecer a un grupo, determinado por conductas sociales es una verdadera estupidez, lamentablemente los niños de ahora son mas suceptibles ya que la television y los medios les son otorgados facilmente.

En todo caso siempre fue asi, recuerdo que en el colegio habian chicas que se odiaban solo poruqe una tenia mejor pinta que la otra, quizas la diferencia esta que ahora todo se lleva a un nivel de violencia extremo y a lo mejor los padres tienen mucho que ver con eso ya que estamos dejando a los niños cada vez mas solos.

Una pena. Saludos!

saqysay dijo...

Hoy por hoy estamos viviendo a un nivel de violencia extrema/todo se soluciona asì/cero dialogo/para qe vamos a intentar transar palabra alguna con la gente/no hay caso esta muy agresiva...

Recuerdo bièn cuàndo en mi època de liceo/habìa rivalidad cn los cursos/pero sabes de eso se encargaban los profesores de crearla/a travès de las notas y aptitudes...

Para qe vamos a hablar de los padres/siempre ellos haciendo diferencias/del resto/nunca entendi las razones/pero creo qe hoy en dìa se resalta màs...

Ademàs mientras hayan personas/qe dicen tener la verdad absoluta/y dejar el resto por debajo del tema/siempre serà contradictorio...
Debemos ser tolerantes/siempre qe la otra persona no traspase los lìmites establecidos...

Saludos Karrie.

angekika rules dijo...

El fanatismo extremo me asusta, no se me produce temor, por fanatismo se puede legar a grandes matanzas
a mi me pasa lo siguiente con los fanaticos en general
los dejo hablar, hablar no me da ni para rebatirles de lo que hablan, porque tengo claro que se ciegan, y nunca escucharan otras razones mas de las que quieran ellos escuchar...
asumo hay grupos musicales que me gustan mucho, pero no para llegar a morir por ellos, hay cosas mas importantes...
saludos

angekika rules dijo...

la verdad se me habia olvidado, la gente fanatica de la religion, esa si me sobrepasa
no a nadie
hay si que me paro y me voy
eso jajaja
esos son los mas intolerantes de todos

Amanda dijo...

Todo fanàtismo en exceso termina siendo tarde o temprano perjudicial para quièn lo pràctica..(en relaidad todo exceso es perjudiacial).

Por lo general son personas medias vulnerables mentalmente..como dicen los sicòlogos..


Las "razones" que se termian argumentado para defender supuestamente una u otra cosa llegan a ser la mayorìa de las veces deprimentes y por lo mimso bàsicas--



pero bueh..
como dijo ud carrie,lo importante es pasarlo bien y no pensar jamàs que uno tiene la verdad absoluta con respècto a algùn tema.

ahì entran las deslificaciones..y asì es imposible poder discutir en forma digna..


Hartos cariños Carrie!